khalo... una pin-up virtual...

últimamente el tema va de pin-ups... hoy me ha llegado vía lecool una entrevista a khalo...
los que conozcáis mínimamente los blogs que tengo linkeados en la barra lateral, la conoceréis como dadanoias...

conocí su blog hace un tiempo, a través de un post de ginatonic,... desde el principio me gustó muchísimo su espacio, interesante, intelectual, coqueto y con una atmósfera sana de erotismo que embriagaba... también tiene un flickr buenísimo dónde podréis ver su trabajo... ella es realmente preciosa y muy fotogénica, además de tener un imaginario entre dulce, picante y postmoderno, no tiene ninguna perdida...

pues lo dicho,... aquí os dejo una entrevista realizada por lecool...


MARTA CARRASCO: UNA PIN-UP VIRTUAL
Por Sergio Sotelo
Menuda y con un punto de coquetería que asoma como un tic, Marta Carrasco es una de esas personas que ante la disyuntiva de enmascarar su timidez con discreción o descaro, optan por lo segundo. Metamorfoseada en una criatura de su invención llamada Kahlo, la joven de Sabadell firma un par de bitácoras a las que acuden cada día más de tres mil curiosos procedentes de los confines más húmedos de la blogosfera. En ellas se confunden, entre la confesión íntima y la pura ficción, reseñas sobre cine, cómic, música o fotografía. Disciplinas con las que Carrasco/Khalo alimenta, con pasión de fetichista, una personal imaginería sobre el erotismo. La autora de Dadanoias y Ternura Porno contribuye a su propia colección con series periódicas de autoretratos y desnudos. Aunque asegura que no anima su trabajo nada distinto que un espíritu trasgresor y gozosamente lúdico, cuesta aceptar que no existe en esta veinteañera cierto empeño vindicativo. Un compromiso por contribuir a desmontar algunos clichés sexistas tras los que debería aflorar, de una vez por todas, una redefinición de la identidad femenina.

-¿Cuál es tu credencial: blogger, coleccionista, divulgadora artística, diseñadora, antóloga musical, fotógrafa...?
Lo que aparece en mis blogs es el mundo de Kahlo, que es mi personaje en Internet. Tiene parte de mí y mucho de mis fantasías. Kahlo es un personaje con diferentes motivaciones: no solo le gusta el erotismo, sino que también le interesa la música o la literatura. Y a partir de ciertos referentes ella va creando su propio mundo, evoluciona... Ella en su mundo quiere ser una pin-up.

-Una pin-up...
Las pin-up eran mujeres que en la década de los cuarenta se fotografiaban en pantaloncito y sujetador para los soldados americanos de la Segunda Guerra Mundial. Como Marylin Monroe. Fue una moda que decayó y que ahora ha resurgido con Internet. Pero son chicas que se hacen las chicas. Hay una carga importante de trasgresión femenina.

-¿En qué consiste la trasgresión?
A mí me interesa el momento en el que la mujer coge las riendas de su sexualidad para definirla. Antes las mujeres eran modelos que no tenían nada que decir. Me parece muy romántico y supererótico.

-¿Quién está detrás de quién: Kahlo detrás de Marta, o a la inversa?
Kahlo es como un alter ego, en el que no está muy claro dónde empieza la mentira y dónde la verdad. Cuando escribo intento ser lo máximo de sincera, pero pienso que la sinceridad incluye la fantasía. A veces me imagino que estoy con alguien y para mí eso es real. Kahlo es la que se atreve a todo.

-En la tradición literaria de los diarios, existe una convención según la cual se aclara qué testimonios pertenecen a la ficción y cuáles a la no ficción. Con los blogs uno nunca sabe si leer las entradas como un testimonio o como mera fantasía.
Es una línea muy fina. Cosas que son verdad, parecen mentira. Y al revés.

-Te gusta jugar con ese equívoco.
Me gusta mucho jugar a todo. Cosas que no haría en la vida real, me atrevo a hacerlas en el blog. Hay cosas que nunca diría a un amigo, pero que en cambio las escribo en mi página. A través del juego, cualquier cosa puedes transformarla en erotismo.

-¿Cómo crees que tus lectores se toman Dadanoias o Ternura porno: como una creación o un testimonio real?
Casi todo el mundo se toma lo que escribo como algo muy real. Creen que esas cosas me ocurren en la realidad. Cuando muchas no son reales en realidad.

-¿Existe algún límite más allá del pudor?
Seguro. Todos necesitamos una intimidad.

-¿De que se nutren tus bitácoras?
La mayoría de los contenidos están relacionados con las cosas que me pasan o me inquietan. Más allá de lo personal. Si me obsesiona un tema, busco la manera de tratarlo. Si veo un artista que me llama la atención, lo tomo como referencia. Voy cogiendo referentes.

-La mujer como objeto y protagonista del erotismo es la materia prima de tus blogs.
Me gustan mucho las chicas que trabajan consigo mismas y con su cuerpo. Procuro reflejar cómo la mujer toma las riendas de su propio cuerpo. A partir de un estereotipo machista, intento construir mi propio mundo. Es un espacio que transformo en algo donde solo intervengo yo. Cuando en general, dentro del erotismo, las mujeres solo son su cuerpo. Las intervenciones las hacen otros.

- “Me encanta tu ego enorme”, ha escrito alguien en uno de los post que dan réplica a tus diarios. ¿Lo tomas como un cumplido?
Reconozco que soy muy egocéntrica, aunque en la vida real mi autoestima esté por los suelos. Tengo mis problemas con el físico. Parezco muy extrovertida, pero luego en mi habitación me hundo a menudo. Desde luego, no podría hacerme las fotos que me hago si tuviera alguien delante. Sería incapaz.

-Las críticas van por el mismo camino que las felicitaciones. Algunos de los lectores censuran tu narcisismo.
La primera exposición que monté, que fue en Art Jove, se tituló precisamente “Narciso”. Empecé a hacerme fotos a los dieciséis años. Y empecé porque estaba muy triste conmigo misma y no me gustaba. Pasado un tiempo, me ayudaba el mirar de nuevo esas fotos. Veía aspectos de mí que me gustaban más o menos, pero me ayudaba.

-La fotografía ha sido una vía para el autoconocimiento, para la aceptación...
Sí. Pero ocurre simplemente que me encanta el erotismo. Siempre me ha gustado mucho jugar con mi cuerpo y con mis límites. Saber hasta dónde puedo llegar. Y me fascina jugar con las fantasías eróticas de los demás. Me gusta recordar mis etapas en la vida. Al ver una foto mía recuerdo por qué la hice; es algo que me transmite quién era yo en un determinado momento. Es como cuando escribes un diario: una forma de expresión.

-Tus autoretratos y desnudos son anteriores a tus blogs.
Ya llevaba cuatro años haciendo fotografías antes de abrir el blog.

-El ritmo de composición de un blog, por su misma naturaleza, suele ser vertiginoso. Casi espasmódico. ¿Hay tiempo para pensar en el conjunto?
A veces me pasa que me colapso. Muchas veces reconozco que no profundizo en los post. Descubro la página de un fotógrafo que me gusta y la linko enseguida. Cuando a lo mejor no conozco a fondo su obra. Pero creo que muchas veces captas cosas sin saberlo... Aunque Dadanoias no es un blog sobre erotismo en profundidad. Es como un portal donde empezar descubrir referentes.

-Recibir continuamente el feedback de los internautas, ¿no llega a confundir? ¿No se corre el riesgo de perder el propio rumbo por ese contacto continuo?
Pasa. Me ha ocurrido en los últimos meses. Cuanta más gente acude a tu blog, más comentarios te llegan. Pero peor son los comentarios obscenos y simplones.

-¿Tendría el mismo sentido lo que haces, tus autoretratos sobre todo, si no supieses que miles de ojos están mirándote?
Si no lo vieran sería completamente diferente. Tú eres consciente de aquello que muestras. Pero también son muchas las cosas que te reservas, y que solo consignas en tu diario personal.

-Con qué animo comienza alguien un blog tan explícito.
Empecé el blog porque tenía muchas libretas donde anotaba las pistas sobre erotismo y arte que iba recogiendo. Llegó un momento en el que las anotaciones eran caóticas. Se me ocurrió colgar las cosas en el blog como una formas de tenerlo ordenado.

-El blog es una especie de álbum de colección.
Sí, pero sobre todo es un diario gráfico.

-¿Cómo ha podido cambiar tu trabajo con el éxito de lectores que has tenido?
Conforme aumentaron las visitas, empecé a cambiar el rumbo. Me di cuenta de que estaba escribiendo demasiado sobre mí. Tantos lectores te cohíben.

-¿Ha influido ese éxito en tus series de autoretratos?
Quizá algunas fotos que cuelgo han dejado de ser tan íntimas. Ahora, están más relacionadas con mi trabajo como fotógrafa.

-Los blogs: ¿son solo un formato, o crees que han dado pie a una forma particular de creación?
Pienso que el blog es solo un medio. No es ni tan siquiera un género en sí. Luego, dentro de los blogs, existen distintos géneros. Pasa como con una página web, que la puedes convertir en un portal, un juego o un porta-folio. Los blogs son herramientas.

-¿Qué te han traído Dadanoias y Ternura porno?
El blog también te sirve como un plataforma para mostrar tu creatividad. Cuando estudias una carrera como diseño gráfico o bellas artes, es un camino para encontrar tu sitio. A mí, el tener un blog me ha abierto muchas puertas que seguramente no no podría haber tocado sin él. Como colaboraciones con artistas o revistas. Y me ha servido sobre todo para conocer a la gente que admiro. Bloggers increíbles, ilustradores, montadores de video...

-¿Cómo llegaste a los autoretratos y desnudos?
Empezó como un trabajo personal para expresar las cosas que me pasaban. Últimamente me he interesado por el concepto de ciber pin-up.

-Puede verse como el intento de recrear una nueva identidad femenina...
Aunque se diga que la mujer se ha liberado, todavía existen muchos tabúes...

-¿Qué pretendes autofotografiándote o haciendo revista del erotismo femenino?
Que las chicas cuando se miren, se puedan ver a sí mismas. Que se vean con sus ojos y no a través de la mirada del otro. No hace falta que digas si eres heterosexual u homosexual: esas categorías deben desaparecer porque cada persona conforma su propia sexualidad. Me parece importante que cuando una chica de quince años busque en Internet algo erótico para ponerse cachonda en su habitación no solo le salgan tías en bolas con hombres “torrente” mirándole.

-Se trata de asignar a las mujeres un rol dentro del erotismo que supere su condición de objetos.
Hay mucho erotismo bueno como para conformarse con un erotismo hecho por hombres. Tú pones “susana” en Google y te salen miles de páginas porno. Si pones “manolo”, no te sale ninguna. Me gustaría que cuando una chica empiece a masturbarse ante el ordenador pueda encontrar material erótico con el que se sientan a gusto. Que le ponga.

-El tuyo es entonces un compromiso divulgativo.
Sí, pero alegre. Hecho de una manera muy naif. También quiero transmitir alegría. Que quien vea mis páginas encuentre una canción de buen rollo con la que despertarse.


1 comentario:

Gina dijo...

que guapa es marta :)
Iba a mi cole :)